Lectura del día: 31 de Mayo de 2019 




Primera Lectura : Sof 3,14-18a

¡Da gritos de alegría, Sión,
exulta de júbilo, Israel,
alégrate de todo corazón, Jerusalén!
El Señor ha anulado la sentencia
que pesaba sobre ti,
ha barrido a tus enemigos;
el Señor es rey de Israel en medio de ti,
no tendrás que temer ya ningún mal.
Aquel día dirán a Jerusalén:
«No tengas miedo, Sión,
que tus brazos no flaqueen;
el Señor tu Dios en medio de ti,
es un salvador poderoso.
Dará saltos de alegría por ti,
su amor te renovará,
por tu causa danzará y se regocijará,
como en los días de fiesta».


Salmo : Is 12,2-3.4bcd.5-6

El es el Dios que me salva;
tengo confianza, y ya no temo,
porque mi fuerza
y mi alegría es el Señor,
él es mi salvación».
Sacaréis agua con júbilo
de las fuentes de la salvación.
«Dad gracias al Señor,
invocad su nombre,
proclamad entre los pueblos
sus hazañas,
pregonad que su nombre es sublime.
Cantad al Señor,
porque ha hecho maravillas;
que lo sepa la tierra entera.
Gritad jubilosos, habitantes de Sión,
porque es grande en medio de ti
el Santo de Israel».


Evangelio : Lc 1,39-56

Por aquellos días, María se puso en camino y fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño empezó a dar saltos en su seno. Entonces Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a grandes voces:
?Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. Pero ¿cómo es posible que la madre de mi Señor venga a visitarme? Porque en cuanto oí tu saludo, el niño empezó a dar saltos de alegría en mi seno. ¡Dichosa tú que has creído! Porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.
Entonces María dijo:
Mi alma glorifica al Señor,
y mi espíritu se regocija
en Dios mi Salvador,
porque ha mirado
la humildad de su sierva.
Desde ahora me llamarán
dichosa todas las generaciones,
porque ha hecho en mí
cosas grandes el Poderoso.
Su nombre es santo,
y es misericordioso siempre
con aquellos que le honran.
Desplegó la fuerza de su brazo
y dispersó a los de corazón soberbio.
Derribó de sus tronos a los poderosos
y ensalzó a los humildes.
Colmó de bienes a los hambrientos
y a los ricos despidió sin nada.
Tomó de la mano a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia,
como lo había prometido
a nuestros antepasados,
en favor de Abrahán
y de sus descendientes para siempre.
María estuvo con Isabel unos tres meses; después volvió a su casa.



 
© La Casa de la Biblia. Todos los derechos reservados