Lectura del día: 25 de Mayo de 2019 




Primera Lectura : Hch 16,1-10

Llegó a Derbe y después a Listra. Había allí un discípulo llamado Timoteo, de madre judía convertida al cristianismo, y de padre griego. Timoteo era muy estimado entre los hermanos de Listra e Iconio. Pablo decidió llevarlo consigo y lo circuncidó, debido a los judíos que había en aquella región, pues todos sabían que su padre era griego. En todas las ciudades por donde pasaban comunicaban a los creyentes los acuerdos tomados por los apóstoles y los responsables de Jerusalén y les recomendaban que los cumplieran. Las iglesias se robustecían en la fe y crecían en número de día en día.
Atravesaron Frigia y la región de Galacia, pero el Espíritu Santo les impidió anunciar el mensaje en la provincia de Asia. Llegaron a Misia e intentaron dirigirse a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no los dejó. Así que pasaron de largo por Misia y bajaron hacia Tróade.
Aquella noche Pablo tuvo una visión. Se le presentó un macedonio y le hizo esta súplica:
-Pasa a Macedonia y ven en nuestra ayuda.
Ante esta visión, procuramos pasar rápidamente a Macedonia, persuadidos de que Dios nos llamaba a anunciarles la buena noticia.


Salmo : Sal 99,2-5

¡Aclamen al Señor, habitantes de toda la tierra,
den culto al Señor con alegría,
lleguen hasta él con cantos festivos!
Reconozcan que el Señor es Dios, que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas que él apacienta.
Entren por las puertas de su templo dándole gracias,
crucen por sus atrios entonando himnos;
alábenlo y bendigan su nombre.
Porque el Señor es bueno y su amor es eterno,
su fidelidad permanece de generación en generación.


Evangelio : Jn 15,18-21

Si el mundo los odia, recuerden que primero me odió a mí. Si pertenecieran al mundo, el mundo los amaría como cosa propia; pero como no pertenecen al mundo, porque yo los elegí y los saqué de él, por eso el mundo los odia. Recuerden lo que les dije: «Ningún siervo es superior a su señor». Igual que me han perseguido a mí, los perseguirán a ustedes; y en la medida en que pongan en práctica mi enseñanza, también pondrán en práctica la de ustedes. Los tratarán así por mi causa, porque no conocen a aquél que me envió.

 
© La Casa de la Biblia. Todos los derechos reservados